El auge de la venta de viviendas en nuda propiedad

El auge de la venta de viviendas en nuda propiedad

Últimamente, el precio de la vivienda de segunda mano está creciendo, y la subida este año podría llegar al 8%; lo mismo ocurre con el mercado hipotecario, que sigue creciendo debido a los tipos de interés, en mínimos históricos, y por la apertura del grifo por parte de las entidades financieras.

En este contexto, ha surgido una forma de vender una vivienda: la nuda propiedad, que, a pesar de llevar mucho tiempo entre nosotros, hasta hace poco era casi una completa desconocida. Está fórmula permite al propietario vender su piso o su casa y seguir viviendo en ella.

Según Eduardo Molet, consultor inmobiliario de entidades financieras españolas y extranjeras, y fundador de Red Expertos Inmobiliarios y del instituto de formación inmobiliaria IFEM, desde enero las ventas de viviendas en nuda propiedad se han incrementado un 300%, el doble de lo que ya creció en 2017, cuando experimentó un crecimiento del 150%. “Se trata de una opción que no deja ganar adeptos”, señala el experto, propietario de una de las pocas inmobiliarias de Madrid que ofertan viviendas bajo la modalidad de la nuda propiedad.

¿Cómo funciona esta modalidad de compraventa? El propietario de una vivienda tiene tanto la nuda propiedad como el usufructo vitalicio. Si vende la nuda propiedad, pero no el usufructo, mantiene el derecho a usar y disfrutar la casa mientras viva. Así, explica Molet, “el comprador de la nuda propiedad no adquiere el pleno dominio de la vivienda hasta el fallecimiento del usufructuario, usufructo que se extingue cuando este fallece. Es en ese momento cuando el comprador de la nuda propiedad adquiere el pleno dominio”.

Los vendedores de viviendas en nuda propiedad suelen ser personas mayores, principalmente entre 75 y 80 años, que, o bien no tienen herederos y quieren aumentar sus ingresos para vivir más cómodamente y poder disfrutar de su tiempo libre, o que tienen hijos y quieren asegurar el bienestar de ellos. “También nos encontramos con personas mayores que necesitan cuidados pero que no quieren ingresar en una residencia, y con el dinero de la venta en nuda propiedad pueden pagar asistencia a domicilio, sin que sus hijos, si los tienen, tengan que desembolsar dinero”, comenta el experto.

Eduardo Molet destaca que la nuda propiedad presenta importantes ventajas tanto para el comprador como para el vendedor. Para el vendedor, la principal es que puede seguir usando la propiedad y recibir el dinero de la venta al instante y de una sola vez, y todo queda escriturado ante notario. En términos económicos, la gran ventaja para el comprador es que los precios de las viviendas en nuda propiedad están por debajo de los precios de mercado, y con la evolución alcista de los mismo, cuando el usufructo finalice, tendrá una propiedad que se habrá revalorizado considerablemente.

En este tipo de ventas, los gastos para el vendedor son menores, ya que pasa a pagar solamente aquellos correspondientes a los consumos ordinarios de la vivienda (agua, electricidad, gas, etc.), mientras que el inversor se hace cargo desde ese momento del IBI y las derramas extraordinarias de la vivienda.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: