Categoría: Bolsa

¿Cómo afecta la subida del dólar a los mercados emergentes?

¿Cómo afecta la subida del dólar a los mercados emergentes?

Los mercados emergentes dependen en gran medida de la inversión extranjera y de la venta de sus materias primas. Normalmente la inversión extranjera llega en dólares a los mercados emergentes, buscando un rendimiento más alto, pero cuando los tipos de interés en Estados Unidos empiezan a subir, el dólar se fortalece debido al interés más alto que está pagando y los inversores regresan con su capital hacia el billete verde y hacia los activos estadounidenses de renta fija. Además, la mayoría de los bienes básicos o materias primas son cotizados en dólares en los mercados internacionales y cuando el dólar sube, las materias primas se vuelven más caras para los inversores fuera de Estados Unidos y baja la demanda por dichos instrumentos.

Otra estrategia que ha estado fallando últimamente para los inversores de mercados emergentes es el carry trade, donde el inversor vende una divisa con un tipo de interés bajo para comprar otra con un tipo de interés más alto y asegurar la diferencia entre los dos tipos de interés. En este caso, las divisas de mercados emergentes tienden a tener tipos de interés más altos que el dólar y por lo tanto los inversores venden el dólar para comprar divisas de mercados emergentes. La estrategia funciona bien siempre y cuando la tasa de cambio entre las dos divisas se mantenga favorable para la divisa emergente o se mantenga consolidada.

Sin embargo, esta ganancia que el inversor estaba esperando conseguir con la diferencia entre los tipos de interés de las dos divisas desaparece debido a la pérdida por la posición de venta en el dólar. Recordemos que el inversor ha vendido el dólar y ha comprado la divisa emergente, por tanto, cuando el dólar sube, el inversor sufre una pérdida en la posición que cancela la ganancia del carry trade.

Desde mediados de febrero el dólar ha estado recuperando parte del terreno perdido después de haber llegado a un mínimo de más de tres años. Últimamente, el dólar lleva dos semanas consecutivas al alza, apoyado por el aumento de la tasa de rendimiento de los bonos soberanos estadounidenses y por las expectativas de otro posible aumento de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos. La disminución del crecimiento económico en la Eurozona también ha contribuido a la subida del dólar, a medida que el euro llega a mínimos que no visita desde enero frente al billete verde.

Aunque los datos fundamentales de los mercados emergentes se mantienen saludables, la fuerza en el dólar ha tenido más peso debido a que desde el año pasado los inversores han estado comprando deuda de los mercados emergentes y ahora con la subida del dólar estos mercados se encuentran lastrados, ya que pagar dicha deuda no resulta favorable para el inversor.

Sobre el gráfico diario del índice del dólar, cortesía del broker de Forex y CFDs ActivTrades, podemos observar la fuerte subida que ha tenido el dólar desde el último rebote alcista desde la zona de la media móvil exponencial de 200 meses en el 89,35. El índice del dólar logra llegar hasta la zona del 91,00, nivel que podría actuar como resistencia, pero de romper ese nivel al alza, el índice podría continuar hasta el 92,00 que es precisamente donde se encuentra la media móvil exponencial de 200 días (línea azul). Hacia abajo, de rebotar a la baja, la zona del 90,00 podría actuar como soporte junto con la media móvil exponencial de 55 días (línea morada).

subida del dólar

Análisis elaborado por Alexander Londoño, Analista Colaborador de ActivTrades.

Los mercados financieros subirán en los próximos seis meses

Los mercados financieros subirán en los próximos seis meses

En el primer trimestre de 2018 la confianza del inversor español consolida la tendencia optimista manifestada durante el ejercicio 2017 y se afianza en positivo. Los resultados de la encuesta que elabora trimestralmente J.P. Morgan Asset Management muestran que el índice de confianza del inversor se sitúa en 3,10 puntos en el primer trimestre de 2018, frente a los 1,46 puntos registrados el trimestre anterior. La opinión positiva de los inversores que consideran que los mercados financieros subirán en los próximos 6 meses y lo achacan, principalmente, a que existe una mejoría real de la situación actual son los principales motivos del avance de más de punto y medio en el índice. Por otro lado, los inversores han disminuido su nivel de preocupación en relación a la situación de Cataluña en comparación con el trimestre anterior.

Aumenta la contratación de productos financieros

La tendencia positiva en la confianza de los inversores se pone de manifiesto en los productos financieros que los inversores mantienen en sus carteras. En este primer trimestre aumenta la tenencia de casi todos los activos financieros, sobre todo los productos que más han visto aumentada su contratación han sido los fondos de inversión, los planes de pensiones y las inversiones en acciones.

No obstante, los depósitos, libretas y cuentas de ahorro siguen siendo el producto por el que más apetito muestran los inversores (89,4% de los encuestados). Estos datos están en línea con la intención futura de contratación de los inversores. La encuesta desvela que los inversores aumentarán la contratación de fondos de inversión, planes de pensiones y acciones en los próximos seis meses del año. Sin embargo, descenderá la contratación en depósitos, libretas o cuenta de ahorro y en inversiones en renta fija.

Valores y factores de inversión

A la hora de decidir donde depositar su capital, un 45,1% de los inversores valora el hecho de ‘no perder dinero’; un 29,3% que le otorgue ‘menos rentabilidad, pero cierta seguridad’ y un 25,6% prefiere obtener la ‘máxima rentabilidad’.

Así pues, los inversores tienen en cuenta tres factores clave al gestionar su dinero: un 28,5% vigila los movimientos de los tipos de interés y el Euribor; un 22,1% de los inversores mueve su capital en función de su percepción de la crisis económica y un 21,8% indica que se guía por las ofertas de productos de inversión que ofrecen los bancos y cajas de ahorro.

Visión positiva de la situación actual

Según los resultados de la encuesta visión de los inversores respecto al escenario económico es positiva: el 55,8% de los encuestados considera que los bancos españoles se encuentran en una buena situación de solvencia; cuatro de cada diez encuestados opina que el empleo mejorará en los próximos 6 meses; y, por último, el 35,8% confía en que las pensiones en España están garantizadas para los próximos 15 años.

Respecto a las perspectivas bursátiles, aumenta el número de inversores optimistas y el 37,9% de los encuestados apuesta a que los mercados financieros experimentarán subidas en los próximos 6 meses. Además, uno de cada cuatro de ellos lo achaca a que existe una mejoría de la situación actual (39,4%). Asimismo, tan solo un 13,3% apunta que es probable o muy probable que la bolsa baje.

Tomando como base a los inversores optimistas – aquellos que prevén que la bolsa subirá los próximos 6 meses – un 26,8% considera que el mercado europeo será el que mayor subida experimente. Un 22,5% apunta al mercado español, un 18,3% a la bolsa asiática y un 17,6% al mercado estadounidense. Sin embargo, los inversores optimistas apuestan en menor medida por los mercados emergentes 8,3% y el japonés 4%.

La encuesta de confianza del inversor de J.P. Morgan Asset Management

La encuesta de confianza del inversor de J.P. Morgan Asset Management en España ha cumplido este año 11 años. Esta encuesta, que J.P. Morgan Asset Management lleva realizando también en Alemania desde 2002 y en Suecia desde 2004, tiene por objetivo conocer el comportamiento y las motivaciones del inversor/ahorrador, así como la evolución de su nivel de confianza en los mercados financieros. El perfil del inversor español es hombre de 50,6 años de media, casado, residente en hogares con una media de 2,71 miembros y ubicado mayoritariamente en el Noreste, Centro y Norte de España. Por criterios estadísticos, los datos estatales son trimestrales, mientras que los datos de las comunidades autónomas se acumulan semestralmente.

Ficha técnica

Universo: Consumidores de productos de ahorro e inversión en hogares en el territorio nacional de 30 y más años de edad (acciones en bolsa, fondos de inversión, renta fija – letras del Tesoro, Bonos del Estado -, depósito y libretas y cuentas de ahorro remuneradas con un tipo de interés).

Muestra: 1.403 entrevistas válidas en el trimestre de enero a marzo de 2018 a consumidores de productos de inversión y ahorro.

Error muestral: ± 2,62 % (n=1.403 trimestral) con un nivel de confianza del 95% y siendo p=q=0,5 Tipo de entrevista: Entrevista online (CAWI) a consumidores de productos de inversión de 30 y más años de edad, con cuestionario estructurado.

Ámbito: Nacional (incluido Canarias) Periodicidad: Trimestral Instituto de Investigación: GFK Emer Ad-Hoc Research – División de Estudios Financieros

¿Cómo han reaccionado los mercados ante la amenaza de una guerra comercial?

¿Cómo han reaccionado los mercados ante la amenaza de una guerra comercial?

En el momento en que Donald Trump ganó las elecciones se descontaron de forma inmediata los positivos efectos para las empresas de la reforma fiscal. Los principales selectivos de Wall Street salieron de la lateralidad que perduraba durante todo 2016 e iniciaron un impulso al alza que culminó con los récords históricos de enero y una subida del 38% en S&P 500, el 76% en el Nasdaq compuesto y un 48% en el Dow Jones, que agrupa a las blue chips de la Bolsa de Nueva York.

Sin embargo, las medidas proteccionistas prometidas por Trump en la campaña electoral hacia la Casa Blanca se están descontando estos días tras su confirmación. Es una muestra clara del optimismo característico que reina en un mercado alcista de nueve años de duración y una revalorización del 343% de media entre los índices más representativos de Estados Unidos.

De momento, la reacción en los mercados bursátiles a las medidas arancelarias de Trump es suficientemente grande como para destacar hasta en un gráfico de largo plazo. Los principales selectivos estadounidenses cerraron el pasado viernes su peor semana en más de dos años, con caídas del 6,5% en el Nasdaq, un 5,9% en el S&P 500 y el 5,7% en el Dow Jones.

La situación técnica de los principales índices del todo el mundo se ha deteriorado considerablemente. El S&P 500 ha perforado la directriz alcista de corto plazo y rebotó este lunes con fuerza justo desde el soporte ubicado en torno a los 2.600 puntos, por donde pasa también la media móvil de 200 sesiones.

El Dow Jones confirmó con los descensos del pasado jueves un patrón de cambio de tendencia en forma de hombro-cabeza-hombro invertido, y continuó cayendo hasta que encontró soporte en la media de 200 días, que pasa por los 23.400 puntos. El retroceso le llevó a perder los mínimos de febrero, una situación que por técnico confirma la tendencia a la baja.

El Nasdaq 100 se aleja de los máximos históricos establecidos a principios de marzo y cae por debajo de la línea de tendencia alcista de corto plazo. El lunes rebotó desde el soporte de los 6.530 puntos y cotiza lejos de los mínimos de febrero, marcados en 6.340.

El S&P 500 y el Dow Jones muestran claras divergencias respecto al Nasdaq. Si los selectivos estadounidenses retoman la senda alcista y se corrigen las diferencias, el potencial de subidas en el Dow Jones y el S&P 500 es más elevado que el índice tecnológico.

En Europa, el DAX 30 de Fráncfort perforó los 12.000 puntos y confirmó una bandera de continuación bajista de manual. Este patrón chartista de precios también se confirmó en el Euro Stoxx 50, el CAC 40 de París y en el Ibex 35.

El FTSE 100 de Londres perforó a principios de la semana pasada parte baja del rango lateral en el que cotizaba desde hace un año. Tras la ruptura se inició un fuerte impulso a la baja que le ha situado en los 6.800 puntos, niveles no vistos desde diciembre de 2016.

En un entorno económico mundial de incertidumbre, en los mercados de divisas aumentó la demanda de monedas seguras. El yen japonés, usado tradicionalmente como un activo refugio por el gran superávit de cuenta corriente del país, subió frente al dólar hasta máximos de 16 meses. Las posiciones cortas del yen se redujeron a su nivel más bajo desde noviembre de 2016.

El dólar regresó a mínimos de 39 meses, mientras que el euro y la libra se acercan a máximos anuales. El índice dólar, que calcula la situación del dólar estadounidense contra 6 divisas principales, se acerca de nuevo a los mínimos de tres años marcados en febrero en el soporte situado en los 88,40 puntos.

Los temores a la guerra comercial y la cautela mostrada la semana pasada por la Fed sobre el calendario de subidas de tipos de interés han situado al índice dólar una situación técnica compleja, ya que si se perforan los mínimos de febrero lo más probable es que se inicie otro impulso a la baja, que podría situarle en el siguiente nivel de soporte, ubicado en los 87 puntos.

El euro superó la resistencia de los 1,24 dólares y podría continuar subiendo hasta los máximos anuales de febrero, establecidos en 1.2525 dólares tras dispararse las presiones inflacionistas en Estados Unidos después de conocerse el informe de empleo de enero. Este es el nivel a batir para que se restablezca la tendencia alcista vigente desde principios de 2017.

La libra esterlina también acaricia sus máximos anuales y podría confirmar la tendencia al alza si supera los 1,4260 dólares durante las próximas sesiones.

En las materias primas, el precio del crudo y del oro al contado también se ha situado en máximos anuales. El barril de West Texas ataca la resistencia situada en torno a los 66 dólares, una barrera técnica que no ha sido superada desde noviembre de 2014. El oro lucha por superar la resistencia de los 1.355 dólares, que ha frenado los avances del WTI desde agosto de 2016.

Destacar que las medidas anunciadas por Donald Trump sobre China el pasado jueves 22 de marzo del 2018 tienen un periodo de consulta de 30 días antes de que entren en vigor. Este lunes el diario The Wall Street Journal señaló que EEUU y China estaban negociando con la intención de mejorar el acceso de los Estados Unidos a los mercados chinos.

El devenir de los mercados dependerá de las novedades que vayan apareciendo sobre las negociaciones antes de que entren en vigor los aranceles de Trump. Si se diluyen las tensiones y se alejan las expectativas de una batalla comercial entre las dos mayores economías del mundo, los bruscos movimientos que se han producido en los mercados financieros podrían revertirse y convertirse en fuertes subidas en los mercados de acciones y en el dólar, y en caídas generalizadas en las commodities.

Análisis elaborado por David Pina, Analista Colaborador de ActivTrades.

¿Se acerca una guerra comercial?

¿Se acerca una guerra comercial?

Los principales índices de bolsa a nivel mundial han caído durante la sesión del jueves e inicios del viernes tras la firma del presidente Trump de un memorándum que podría imponer los aranceles que prometió sobre los productos y bienes chinos. Los temores de una guerra comercial entre Estados Unidos y el gigante asiático han aumentado y los inversores huyen hacia activos refugio como los bonos gubernamentales y el Yen. Los aranceles de Trump podrían llegar a 60.000 millones de dólares, pero todavía hay un periodo de 30 días de consulta antes de hacerse efectivo.

Los inversores temen que China pueda contraatacar imponiendo sus propios aranceles, lo cual podría escalar el conflicto hasta crearse una guerra comercial con nefastas consecuencias para la economía global. De hecho, Pekín ha insinuado que está preparando un paquete de aranceles para ciertos productos estadounidenses agrarios como la soja y cerdos vivos. China sabe que esos productos vienen de estados que apoyaron la elección de Donald Trump y por eso ha decidido atacar a esos sectores. Sin embargo, para algunos analistas, es posible que los aranceles no tengan demasiado efecto en la economía global, pero al mismo tiempo no se sabe cómo van a reaccionar los participantes del mercado.

Por otro lado, algunos analistas creen que Trump está usando la táctica de los aranceles para conseguir una mejor negociación con China, pero al mismo tiempo algunos piensan que el presidente estadounidense no debería subestimar la disposición de China. Durante los últimos años, el presidente chino, Xi Jinping ha estado creando la imagen de hombre fuerte y decidido, por tanto, no sería de extrañar que tomara represalias. Según los analistas, no hay nada mejor para aumentar el apoyo del pueblo que el enfrentarse a una amenaza externa como lo es Trump para China.

La bolsa de valores ya ha dictaminado su propio veredicto tras la caída de más de 700 puntos en el Dow Jones durante la sesión del jueves 22 de marzo. El Dow retrocede un 2,9%, mientras que el S&P 500 y el Nasdaq caen ambos un 2,5%. Además, es posible que la guerra comercial se extienda hacia otros socios comerciales de Estados Unidos como México, Canadá y Japón e incluso se podría extender hacia otros sectores aparte del sector agrícola, como el sector del motor, electrodomésticos, maquinaria y productos derivados del petróleo.

Por si fuera poco, las bolsas globales fueron presionadas a la baja por los comentarios del nuevo presidente de la Reserva Federal durante el miércoles pasado, en donde el señor Powell se mostró inseguro sobre implementar una política monetaria más agresiva como esperaban algunos analistas. Eso demuestra que la Fed posiblemente esté guardando cautela en caso de que se llegue a desatar una verdadera guerra comercial a nivel mundial. Por otro lado, el escándalo de violación sobre la privacidad que ha salpicado a Facebook, también ha lastrado a otras empresas tecnológicas del sector y consigo a las bolsas de valores.

Sobre el gráfico diario del Dow Jones, cortesía del broker ActivTrades, podemos observar la fuerte caída que ha tenido el instrumento y cómo rompe por debajo de los 24.000 puntos para acercarse a su media móvil exponencial de 200 días (línea azul) en los 23.636 puntos. Es posible que esa media móvil de 200 periodos actúe como soporte así como lo hizo a inicios de febrero. Por debajo del EMA de 200 días, su próximo soporte podría ser el nivel de los 23.000 puntos y hacia arriba su resistencia más relevante sigue siendo la zona de los 25.000 puntos.

Dow Jones

Análisis elaborado por Alexander Londoño, Analista Colaborador de ActivTrades.

El Nasdaq aviva la tendencia alcista de Wall Street

El Nasdaq aviva la tendencia alcista de Wall Street

Durante el mes de febrero, las principales bolsas de Wall Street ofrecieron la oportunidad de posicionarse en la tendencia alcista, que cumplió ya nueve años este mes de marzo. Durante el desarrollo del tercer mercado alcista más largo de la historia de Wall Street, desde los mínimos de marzo de 2009 a los máximos históricos de enero de este año, el Dow Jones subió 20.116 puntos y registró una revalorización del 310%. El S&P 500 acumuló una subida de 2.200 puntos y avanzó un 330%, mientras que el Nasdaq compuesto lideró los avances con un alza superior al 500%, desde 1.265 enteros hasta los 7.511 puntos, donde cerró este miércoles 13 de marzo.

Las perspectivas de que continúe el sólido crecimiento económico durante este año y el próximo, junto con las fuertes rebajas fiscales de Estados Unidos y el buen tono que siguen mostrando los beneficios empresariales, son factores que podrían dar longevidad a la tendencia alcista de los principales índices estadounidenses.

A principios de febrero la escalada de los salarios en la mayor economía del mundo disparó las alarmas inflacionistas y las expectativas de mayores subidas de tipos de interés por parte de la Reserva Federal, provocando un bache del 12% en el Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq.

En el gráfico diario del Nasdaq 100, cortesía del broker ActivTrades, pueden observar cómo el selectivo tecnológico se recuperó del varapalo en 20 sesiones de negociación y marcó nuevos máximos históricos este lunes en 7.134 puntos, entrando en subida libre, el aspecto técnico más alcista que pueda tener un activo cotizado.

Nasdaq

El récord de este martes es la única referencia de resistencia que hay en este momento en el Nasdaq, mientras que el récord de enero marcado en torno a los 7.000 puntos pasó a ser el primer nivel de soporte. El segundo soporte está situado en 6.900 y el tercero en los 6.770 puntos, en esta zona marcó el mínimo más reciente y la tendencia alcista seguirá intacta mientras se mantenga cotizando por encima de su tercer soporte.

En contraste, el Dow Jones cotiza a más del 3% de su récord histórico de enero y vuelve a marcar máximos decrecientes en gráfico diario. Si trazamos unas directrices que unan los máximos y mínimos más recientes, podremos verificar que las cotizaciones han dibujado un triángulo simétrico.

Este tipo de patrón chartista está considerado en análisis técnico como una figura de continuación de la tendencia previa, pero bajo mi punto de vista, es una muestra de igualdad de fuerzas entres alcistas y bajistas, ya que los osos venden cada vez a precios más bajos mientras que los toros van comprando a precios más elevados. Esta actitud de los operadores somete a una fuerte presión a las cotizaciones, y por ese motivo los triángulos simétricos acaban rompiéndose con movimientos bruscos en la mayoría de ocasiones.

El Dow Jones tiene su primer nivel de resistencia situado en los 25.755 puntos, mientras que el primer soporte está ubicado en los 2.445 enteros. La ruptura de alguno de estos niveles determinará la dirección del siguiente movimiento tendencial.

Dow Jones

El S&P 500 también tendría que subir entorno al 3% para alcanzar su récord de enero, recientemente ha marcado un doble máximo en la resistencia ubicada en 2.800 puntos. En este caso, la línea de directriz alcista que une los mínimos crecientes y el doble techo, dibujan un triángulo ascendente. Un patrón chartista de connotaciones alcistas que será confirmado con cierres por encima de los 2.800 puntos.

Si supera esta barrera técnica quedará el camino despejado hasta el máximo histórico de enero, establecido en los 2.872 enteros. Por la parte baja, hay que vigilar el soporte de los 2.680 puntos, aquí marcó el mínimo más reciente y si cae por debajo empeorará considerablemente su aspecto técnico de corto plazo.

En los gráficos adjuntos pueden comprobar dónde están situados las principales referencias de soporte y resistencia.

S&P 500

Análisis elaborado por David Pina, Analista Colaborador de ActivTrades.

Los ETP sobre cestas de materias primas captan buena parte de las inversiones

Los ETP sobre cestas de materias primas captan buena parte de las inversiones

mercados financierosDurante la última semana, los ETP (productos negociados en bolsa) sobre cestas de materias primas captan fuertes inversiones por un total de $92.5 millones, lo que representa el mayor volumen desde mayo de 2016. Los inversores vuelven a diversificar su exposición ante el aumento de la volatilidad de los mercados financieros alrededor del mundo y los fundamentos favorables en casi todos los mercados de materias primas.

La desaceleración del sector manufacturero alrededor del mundo impulsa los reembolsos en los ETP sobre cobre ($28.9 millones), aluminio ($11.1 millones) y cestas de metales industriales ($14.8 millones). En China, la caída del Índice de Gestores de Compra (PMI) del sector manufacturero a su nivel más bajo desde julio de 2016, ha dejado a los inversores preocupados por la demanda futura de los metales industriales. Este pesimismo estuvo agravado la semana pasada por el debilitamiento de los PMI manufactureros de EE.UU, Europa y Reino Unido. Asimismo la producción de cobre de Chile, considerado el mayor productor a nivel mundial, se incrementó en enero un 6.3% con respecto a un año atrás, demostrando así un incremento de su oferta. Por otra parte, ante la volatilidad generada en los metales industriales partir de las intenciones declaradas por Trump de gravar las importaciones de acero y aluminio,  los inversores redujeron por primera vez en tres semanas su exposición a los ETP sobre cestas de metales industriales y aluminio. Sin embargo, los ETP sobre níquel han corrido mejor suerte, captando $9.4 millones en inversiones ante las expectativas generadas por la demanda del sector de tecnología de baterías.

La fortaleza del dólar impulsa reembolsos en los ETP sobre oro por quinta semana consecutiva, los cuales ascienden a los $93.8 millones. Durante las primeras nueve semanas de 2018, los flujos de entrada netos en los ETP sobre oro han sido predominantemente negativos. La semana pasada no fue excepción a esta tendencia, al punto que en los mismos se registraron reembolsos por quinta semana consecutiva. El billete verde propulsó estos retiros después tras fortalecerse por los comentarios optimistas del presidente de la Fed, Jerome Powell, sobre la economía estadounidense y la trayectoria ascendente de los tipos de interés. No obstante en paralelo, los ETP sobre metales preciosos lograron captar inversiones ($11.1 millones) por quinta semana consecutiva.

Los ETP sobre crudo registran una nueva semana de reembolsos ($15.8 millones). Desde comienzos de 2018, estos títulos han logrado captar inversiones una sola semana. Esto resalta el pesimismo de los inversores de ETPs, quienes oportunamente han vendido en cada fase de la subida iniciada alrededor de junio de 2017. La semana pasada, los precios del crudo se vieron golpeados por el inesperado gran aumento de los inventarios de crudo de EE.UU y el fortalecimiento del billete verde. Esta aversión por los activos de riesgo se exacerbó más aún por el debilitamiento del sector manufacturero de China, el cual es el mayor importador de crudo del mundo. Cabe observar que la caída de la producción de crudo de la OPEC a mínimos de diez meses, no ha logrado contrarrestar el pesimismo del mercado debido a que buena parte de dicha reducción, sería atribuible a los déficit temporales de producción de Venezuela.

Análisis elaborado por Aneeka Gupta, analista de ETF Securities.

Los mercados financieros, trás la llegada del nuevo presidente de la Reserva Federal de EE.UU.

Los mercados financieros, trás la llegada del nuevo presidente de la Reserva Federal de EE.UU.

El nuevo presidente de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, Jerome Powell, ha declarado frente al Congreso estadounidense y ha provocado que los principales índices de bolsa en Estados Unidos y Europa cierren la sesión del martes a la baja. Las acciones estadounidenses sufrieron su peor retroceso diario desde la precipitosa caída que vimos hace tres semanas. La reacción del mercado se produce después de que el señor Powell dijera que la economía estadounidense se mantiene fuerte y confía en que la inflación llegue al objetivo del banco central.

Irónicamente los mercados de valores caen cuando el presidente de la Reserva Federal ofrece un buen diagnóstico sobre la economía, debido a que los inversores y operadores de bolsa esperan un posible ajuste de los tipos de interés. De hecho, ya se contemplaba la posibilidad de que la Fed implementara tres aumentos de sus tipos de interés para este año, pero tras las declaraciones de Powell los analistas empiezan a valorar la posibilidad de que podría haber hasta cuatro aumentos para este año, uno más de lo que había insinuado la Fed en diciembre.

La primera declaración de Powell como presidente de la Reserva Federal frente al Congreso de Estados Unidos llega en un momento bastante sensible para el mercado, que intentaba recuperar la caída del 10% que tuvo el Dow Jones desde su máximo histórico de los 26.682 puntos alcanzado el 26 de enero. Precisamente esa caída ocasionó que el mercado de valores estadounidense entrara oficialmente en corrección. Se espera que posiblemente la Fed suba sus tipos de interés el próximo mes. En su declaración, Powell también dijo que el banco central va a seguir con su plan de incrementos de sus tipos de interés gradualmente.

Según los datos de la bolsa mercantil de Chicago, las probabilidades de que este año haya cuatro aumentos de tipos de interés en Estados Unidos ha subido del 20% al 33% tras el testimonio de Powell. No obstante, para algunos analistas y economistas, aunque la Fed suba sus tipos de interés, no vamos a ver una subida repentina que incomode a los mercados. Incluso algunos economistas están de acuerdo en que si la inflación llega al 2% o al 2,5% y el crecimiento económico se mantiene en el 3% no hay peligro para las acciones y la expansión económica se puede mantener por un periodo más largo.

Sin embargo, la tasa de rendimiento de los bonos soberanos estadounidenses volvió a subir, ocasionando que el dólar se fortalezca frente a sus principales contrapartes y presione a la baja ciertos bienes básicos como el oro, el cobre y el petróleo. El índice del Dow Jones industrial cayó aproximadamente 300 puntos durante la sesión del martes y cerró con una pérdida del 1,4% para ubicarse en los 25.410 puntos. El S&P 500 cayó un 1,27% y el Nasdaq perdió el 1,23%.

Sobre el gráfico semanal del Dow Jones, cortesía del broker ActivTrades, podemos ver que el índice rebotó al alza desde la zona de los 23.000 puntos para llegar durante esta semana muy cerca de los 26.000 puntos. Sin embargo, tras el testimonio de Powell, el índice cae a los 25.426 puntos y deja una sombra superior relativamente larga. A pesar del retroceso bajista de hoy, a medio plazo el Dow Jones mantiene su inclinación al alza, Pero para regresar con su tendencia alcista, el índice debería de romper por encima del pico en los 26.682 puntos; de lo contrario, posiblemente el índice se quede oscilando en un rango de mil a dos mil puntos.

mercados financieros

Análisis elaborado por Alexander Londoño, Analista Colaborador de ActivTrades.

Febrero, el peor cierre mensual para el mercado de acciones desde enero del 2016

Febrero, el peor cierre mensual para el mercado de acciones desde enero del 2016

Al cierre del mes de febrero, los principales índices de bolsa de Estados Unidos y Europa cierran a la baja, llegando a completar su peor cierre mensual desde enero del 2016. El índice del S&P 500 rompe una racha ganadora de diez meses consecutivos al alza y no logra superar su registro previo de once meses consecutivos al alza durante el periodo de marzo de 1958 a enero de 1959. Las caídas de este miércoles culminaron con un mes de alta volatilidad y temores sobre la posibilidad de que el incremento de la inflación pudiera llevar a la Reserva Federal a aumentar sus tipos de interés más rápido de lo previsto.

Los comentarios del martes pasado del nuevo presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, continúan lastrando el mercado de valores. Los inversores están tratando de descifrar la posición de la Reserva Federal de aquí a fin de año. La caída del miércoles llegó hacia finales de la sesión tanto en Europa como en Estados Unidos. Esas caídas hacia finales de la jornada de negociación son bastante preocupantes para los operadores de bolsa, porque indican un nerviosismo generalizado en los mercados. El sector que más cayó durante esa sesión fue el sector de energía, debido al retroceso bajista que ha tenido el petróleo.

Los niveles técnicos también han jugado un papel importante en la caída del S&P 500 durante la sesión del miércoles, ya que, al romper por debajo de su media móvil de 55 días, las ventas aumentaron en los componentes del índice. Esto es relevante debido a que los programas automatizados de negociación reaccionan a las roturas de ciertos niveles técnicos e inician automáticamente las órdenes de venta. El índice de volatilidad del VIX también cierra al alza y llega a su nivel más alto en una semana, alrededor del 19,85.

Durante el mes de febrero, el Dow Jones perdió un 4,3%, mientras que el S&P 500 perdió un 3,9%. El Nasdaq perdió un 1,9% en febrero, siendo esta su mayor caída porcentual desde octubre del 2016. El cierre del mes también ha confirmado una corrección del 10% para el mercado de valores, pero el pequeño rebote alcista de la semana pasada contribuyó a que las pérdidas fueran menores. Desde su máximo histórico del 26 de enero en los 2.878 puntos, el S&P 500 ha caído un 5,6%. En Europa, el índice del Europe Stoxx 600 cae un 4% para el mes de febrero y cierra su peor mes desde junio del 2016.

A pesar del aumento de la aversión al riesgo en los mercados de acciones, la tendencia alcista se mantiene. El 75% de las acciones que componen el S&P 500 han reportado beneficios empresariales en línea o por encima de lo esperado, lo cual es señal de que la economía estadounidense se mantiene en expansión. El problema es que ese mismo desempeño económico empuja a la Reserva Federal a aumentar sus tipos de interés. De hecho, según el mercado de futuros, hay un 99% de probabilidades de que durante este año se lleven a cabo tres aumentos de tipos de interés por parte de la Fed.

Sobre el gráfico diario del S&P 500, cortesía del broker ActivTrades, podemos observar cómo ha aumentado la volatilidad desde finales de enero. La subida que traía el índice fue ordenada y sostenible con muy pequeños retrocesos en el camino, pero ahora definitivamente está muy difícil determinar una dirección clara. De continuar cayendo, es posible que el nivel de los 2.700 puntos actúe como soporte. Hacia arriba, su resistencia más cercana se encuentra en los 2.800 puntos, pero el índice debería de romper el máximo en los 2.878 puntos para poder regresar con su tendencia alcista.

mercado de acciones

Análisis elaborado por Alexander Londoño, Analista Colaborador de ActivTrades.

La caída en bolsa de Inditex alcanza un nivel clave

La caída en bolsa de Inditex alcanza un nivel clave

Las acciones del grupo textil Inditex se intercambiaban a 4 euros en marzo de 2009. En esa zona se formó un suelo de mercado y se estructuraron al alza: los precios dibujaron una figura de cambio de tendencia en forma de doble suelo y cuando quedó confirmado se inició una impecable tendencia alcista que se mantuvo vigente durante seis años, hasta que alcanzó el máximo histórico de noviembre de 2015 en el entorno de los 33 euros por acción. En ese periodo sus títulos se revalorizaron algo más del 700%.

A partir de ese momento la tendencia alcista se tornó lateral y se inició una fase de consolidación de 17 meses de duración, en la que se mantuvo cotizando entre 33 y 26 euros por acción. A principios de abril de 2017, Inditex rompe la parte alta del rango y se inicia un nuevo impulso alcista que concluye dos meses después con el máximo histórico vigente en este momento situado en los 36,46 euros por acción.

Tras marcar el nuevo récord comenzó una corrección que fue deteriorando el aspecto técnico de corto plazo y cambió la dirección de la tendencia, dejando una sucesión de máximos y mínimos decrecientes que todavía sigue vigente a día de hoy. La tendencia bajista se reforzó y reafirmó el pasado 2 de febrero con la ruptura a la baja del soporte ubicado en 28,25 euros.

La perforación de este soporte aceleró las caídas, y las acciones de Inditex continuaron cayendo hasta el soporte de los 26 euros, justo donde se frenaron los descensos a finales de la semana pasada y un nivel de precios en el que rebota de forma recurrente desde marzo de 2015. Este pasado lunes los principales índices europeos iniciaron la semana claramente al alza, descontando el positivo cierre del pasado viernes en Wall Street, y propició un gap de apertura alcista superior al 2% en los títulos de la compañía. Finalmente cerró con un avance del 1,57%, en 26,52 euros por acción.

De momento el soporte clave de los 26 euros se mantiene intacto, pero habrá que vigilar este nivel de precios porque si lo acaba perforando marcará otro mínimo decreciente y podría continuar cayendo hasta el siguiente soporte, situado en 24,75. El tercer nivel de soporte está ubicado en 22,75, aquí marcó un doble techo que supuso un nuevo récord histórico a finales de 2013 y 2014.

Si los títulos de Inditex se mantienen cotizando por encima de los 26 euros y se acaban reestructurando al alza, el objetivo o punto de mira estará puesto en la zona de primera resistencia, situada en 27,60 euros. La segunda resistencia está situada en 28,25 y la tercera en el entorno de los 29 euros. Este es el nivel a batir para que la tendencia bajista dominante empiece a cambiar.

Desde los niveles actuales de precios podría producirse un rebote al alza. Este lunes Deutsche Bank elevó su recomendación desde mantener hasta comprar, basándose en el castigo bursátil de los últimos 8 meses, en el que se ha dejado casi un 30%.

Los osciladores técnicos como el RSI y Estocástico muestran fuerte sobreventa acumulada. En el gráfico adjunto, cortesía del broker de divisas y CFDs ActivTrades, observamos que el Índice de Fuerza Relativa cayó el pasado jueves a niveles no vistos desde 2008, mientras que el Estocástico acaba de rebotar desde su nivel más bajo posible, la zona de cero.

Inditex

Artículo elaborado por David Pina, Analista Colaborador de ActivTrades.

La volatilidad de los movimientos actuales en los mercados de capitales

La volatilidad de los movimientos actuales en los mercados de capitales

“El regreso de la volatilidad”:

El calendario de la semana pasada pasará a la historia: En Estados Unidos el índice de volatilidad CBOE Volatility Index o VIX, conocido también en el mercado como un “indicador del miedo”, subió más del 100% hasta alcanzar su nivel máximo desde agosto de 2015; además, la variación diaria real de la volatilidad del mercado de renta variable estadounidense S&P 500 alcanzó un récord histórico y no había sido tan elevada desde que se inició la serie de datos a principios de la década de 1990. ¿Estamos presenciando el retorno de la volatilidad a los mercados de capitales internacionales tras años de fluctuaciones de precios artificialmente bajos debido a la política monetaria expansiva de los bancos centrales globales?

En el contexto descrito, sufrieron presión bajista no solo las bolsas, sino también los mercados de materias primas y los de renta fija. Para estos últimos, parece que sobre todo los datos, mejor de lo esperado, del mercado de trabajo y los salarios de EE. UU. han sido un detonante importante. El aumento de los salarios podría hacer que suba la inflación, que en estos momentos aún es moderada, y llevar a la Reserva Federal (la Fed) a elevar los tipos de interés más rápidamente. Si bien gran parte del repunte de la inflación general se debe al aumento del precio del petróleo, es de prever que también la inflación subyacente siga aumentando gradualmente a medida que las brechas de producción se reduzcan. Los bonos vinculados a la inflación de EE. UU. ya descuentan, cada vez más, ese escenario, y también aumentó a más del 80% la probabilidad de que, en la próxima reunión de la Fed que se celebrará en marzo, se apruebe una subida de los tipos: en nuestra opinión, la primera de tres dentro del año en curso.

Ahora bien, a pesar de la cauta tendencia alcista en los tipos, la política monetaria global no ha dejado de ser acomodaticia y, además, las condiciones de la economía mundial siguen siendo favorables. No obstante, el ligero debilitamiento que han registrado últimamente los datos económicos de EE. UU. y China, el entorno económico mundial está listo para mejorar aún más. Esto sentará las bases para que la economía mundial continúe creciendo por encima de su potencial durante los meses venideros. A pesar de ello, parece que se están abriendo las primeras fisuras en el actual contexto económico de “Goldilocks” (de sólida expansión económica, mejora de los beneficios empresariales e inflación estable):

  • Han aumentado las probabilidades de que la dinámica de la economía se debilite durante el segundo semestre.
  • A pesar del incremento de los beneficios empresariales, las valoraciones de algunas clases de activo están ahora más caras (por ejemplo, las del S&P 500 o las de los bonos del segmento “high yield”).
  • Parece que la normalización de la política monetaria internacional en un contexto de aumento de la presión inflacionista no está del todo descontada en los mercados de capitales.
  • Hay señales de que los mercados se han vuelto demasiado complacientes. Por ejemplo, no se presta suficiente atención a los riesgos políticos, el ánimo de los inversores es extremadamente optimista y estos mantienen escasas reservas de efectivo, y las expectativas sobre los beneficios, en el contexto de la reforma fiscal estadounidense, han sufrido notables ajustes al alza (= señal contraria).
  • Durante los últimos años se han creado desequilibrios macroeconómicos. Por ejemplo, el sobrecalentamiento de determinados mercados inmobiliarios o ciertos segmentos de estos, y aumento del endeudamiento en el sector empresarial no financiero de EE. UU.

Claves de la próxima semana:

En EE. UU., en la próxima semana destacan los siguientes datos de la economía real:

  • Los precios al consumidor (IPC subyacente), junto con las ventas minoristas (tanto los primeros como las segundas se conocerán el miércoles), podrían calmar, al menos a corto plazo, la inquietud por que en adelante la política monetaria estadounidense se vuelva más restrictiva.
  • En relación con la coyuntura económica, es probable que se conceda cierta atención a los dos indicadores adelantados que son el índice manufacturero Empire State y el índice de la Reserva Federal de Filadelfia (los dos el jueves), para saber si la positiva evolución económica de EE. UU. tiene también su reflejo a comienzos del nuevo año.
  • La buena disposición de los consumidores estadounidenses, apoyada por el sólido mercado de trabajo, podría ponerse de manifiesto también en el índice de confianza de los consumidores de la Universidad de Michigan (viernes).

Dentro de la Unión Europea, probablemente solo los datos económicos del Reino Unido capten la atención de los participantes en el mercado. Así, los precios al consumidor (IPC subyacente) que se publicarán a principios de la semana (martes) podrían proporcionar otra indicación sobre si cabe esperar que el Banco de Inglaterra profundice la normalización de su política monetaria a lo largo del año.

En Asia, las miradas están puestas en Japón. Además de los pedidos recibidos de máquinas (herramientas) —que sirven de indicador de la actividad inversora de las empresas— es de suponer que también los datos sobre el crecimiento económico y los gastos de consumo del cuarto trimestre se aguarden con expectación. Si bien la economía de Japón parece estar debilitándose un poco, el crecimiento de ese país debería de seguir moviéndose por encima del potencial.

Actuar:

La actual situación de mercado podría compararse con una cinta elástica, que primero se tensó demasiado y ahora se recupera. En los mercados globales, las cotizaciones se encuentran en el nivel de principios de enero, aun cuando, por el contrario, las primas de riesgo de los bonos corporativos se han mantenido prácticamente sin cambios y los rendimientos reales dentro del segmento de la deuda pública continúen en un nivel bajo o incluso negativo. Además:

  • En los países industrializados no hay signo alguno de recesión o de “aterrizaje duro”; la recuperación económica sigue intacta.
  • Es cierto que los indicadores monetarios apuntan a un debilitamiento de la dinámica de crecimiento en el segundo semestre de 2018, pero la política monetaria global continúa siendo muy acomodaticia.
  • Atendiendo a los índices de fuerza relativa, parece que en estos momentos la situación técnica de los mercados de renta variable es, en parte, de notable sobrecompra.

Los participantes en el mercado deberían tener presente que, en el curso de la normalización de la política monetaria, es de esperar que suban los rendimientos en el mercado estadounidense de renta fija, lo que a medio plazo debería de llevar a que la volatilidad aumente otra vez, en dirección a su media a largo plazo (véase el Gráfico de la semana).

mercados de capitales

Informe elaborado por Stefan Scheurer Director, Global Capital Markets & Thematic Research.